Diseñando “bien” encontrarás y serás encontrado

Diseñando “bien” encontrarás y serás encontrado

Múltiples estudios demuestran que más de la mitad de los navegantes sólo emplean los buscadores para moverse por la red, y no lo hacen a través de links en las propias páginas, ni accediendo a una URL. Por lo que es de vital importancia para los buscadores realizar un estudio del diseño de su interfaz. De esta forma se conseguirá que resulte una herramienta útil y atractiva. Continue reading Sigue leyendo

Cuando una herramienta es empleada por un usuario, como es el caso de un buscador, el usuario accede a un sistema e interactúa con él, y suele haber algo entre él mismo y el objeto de interacción. Ese algo, es la interfaz.

La interfaz no es sólo el programa que se ve en la pantalla y en el que, al teclear una URL, el usuario comienza a interactuar con el producto, sino que ahí comienza la experiencia del usuario y, dependiendo de cómo haya sido diseñada esta interfaz, se produce una interacción entre la persona y el ordenador más o menos satisfactoria. En consecuencia el diseño, en este caso de la interfaz, es realmente importante y es que, aunque no podemos percibirlo, interactuamos con el mundo que nos rodea a través de miles de ellas.

En el mundo de los buscadores, aun en el caso del más potente o eficiente, es inútil si no podemos interactuar con él a través de una interfaz y ésta debe cumplir una serie de requisitos para “enganchar” al usuario. En este sentido hay un buscador que ha sabido plasmarlo mejor que todos los demás, y ha sido Google. Si nos fijamos, la interfaz de Google es muy sencilla y permite que cualquier usuario pueda usar el buscador sin ninguna dificultad. Google ha conseguido que lo que denominamos “curva del aprendizaje” sea nula, lo cual es perfecto: que cualquier usuario inexperto pueda alcanzar un control casi total de la herramienta prácticamente sin darse cuenta.

La característica que más llama la atención de Google es su innovadora tecnología de búsqueda y su diseño de interfaz de usuario, con lo que consiguen unir dos aspectos de naturaleza muy diferentes, “dar un buen servicio y con buena presentación”.

Muchos usuarios opinan al ver la interfaz de Google que es elegante y clara. Podríamos definirla como minimalista, en la que no se incluye ningún objeto que pueda distraer la atención del usuario excepto la caja de búsqueda, y todo ello le aporta una gran credibilidad. Su diseño está pensado para que al acceder a este buscador pensemos: “qué sencillo, escribo las palabras y sólo pulso Enter”. Lo cual convierte al buscador en una herramienta efectiva y eficiente.

Entonces, ¿hemos encontrado el buscador con un diseño de interfaz perfecta?

Existen opiniones enfrentadas al respecto. Para unos la interfaz de Google es tan sencilla precisamente porque ofrece una única funcionalidad: la de búsqueda. Sin embargo, el interior de Google esconde un entramado complejo de funcionalidades ocultas, que no se presentan de forma directa al usuario como es el caso del correo electrónico (gmail), Google Maps y, sobre todo, la principal fuente de ingresos del buscador, la inserción de publicidad denominada Adwords. En consecuencia hay quien opina que poder mantener esta elegante interfaz impide a los usuarios encontrar fácilmente el resto de funcionalidades, con lo que el diseño no sería tan bueno.

“Askx.com presenta un concepto innovador en cuanto a tecnología de búsqueda así como a la hora de presentar los resultados”

Sin embargo, para otros, el que el resto de servicios ofrecidos por Google no aparezcan al primer golpe de vista es irrelevante porque se trata de servicios de naturaleza distinta al principal y más importante: las búsquedas. Con lo que el diseño es todo lo bueno que necesita ser.

Si nos fijamos en otros buscadores, bien conocidos, como es el caso de Yahoo! o MSN, vemos que son sitios mucho más complejos, o al menos eso parece. Aunque podemos verlo desde otra perspectiva: son sistemas más fáciles de usar ya que ofrecen, de forma directa, todas las ofertas en cuanto a las funcionalidades que cubren, como es el caso de noticias o búsquedas alternativas.

Innovación respecto a la tecnología de búsqueda

Askx.com es el buscador experimental de Ask.com, y que con un concepto innovador en cuanto a la tecnología de búsqueda y la forma de presentar los resultados, replica la premisa básica de interfaz sencilla e, incluso, va más allá: cuando un usuario hace una búsqueda en Askx.com, los resultados que éste recibe no sólo son las webs relacionadas con la búsqueda sino que podremos acceder de un modo directo a más opciones. Por ejemplo, si realizamos la búsqueda “Madrid”, mientras en Google obtenemos un listado de webs con información sobre Madrid, en Askx.com obtenemos multitud de valiosas informaciones, como últimas noticias sobre Madrid, imágenes de Madrid, las condiciones meteorológicas que hay en ese momento o la hora local. Además de búsquedas relacionadas o búsquedas alternativas. Toda esta información se nos presenta dividida en tres columnas: La columna de la izquierda es donde podemos encontrar el panel de control, que nos permite realizar búsquedas en una serie de apartados y que se complementa con búsquedas relacionadas y sugerencias de búsqueda. La columna central es la columna de los resultados, y donde mediante tecnología ajax podemos ver las capturas de las páginas o podremos guardar cualquiera de los enlaces presentes en los resultados. Y, por último, la columna de la derecha en la que se nos presenta una serie de otros resultados, como noticias, imágenes, blogs, vídeos, enciclopedia, etc.

Pero lo que está claro es que el futuro de los buscadores, y de todos los servicios relacionados con la publicidad en ellos, de forma directa e indirecta, es enorme. Máxime cuando el desarrollo de nuevas y avanzadas aplicaciones están sobre la mesa, y no sólo por parte del buscador más reconocido. Los Buscadores son una herramienta imprescindible y ya nada puede ser diseñado ni publicitado sin atender a los criterios y pautas que nos permitirán ser encontrados en la Red.

Descargar el artículo completo en formato PDF (199 Kb)